SPA: SALUD ATRAVÉS DEL AGUA II

Las aguas termales son un vehículo por el cual el hombre se reencuentra con la naturaleza. La mayoría de los desequilibrios que padecemos en cuerpo y mente es a causa del desconocimiento de las reglas propias de la naturaleza.

Los baños termales ya se utilizaban desde época romana como centro de relajación y de sociabilización.En el siglo X en Europa ya era bastante conocido el uso de termas, es cuando el hombre empieza a buscar su equilibrio en el mundo a través de los elementos que lo componen: Agua, Tierra, las plantas y los animales.

Según los minerales que conforman las aguas pueden ser:

Aguas ferruginosas: presentan fundamentalmente hierro en su composición. Especialmente eficaz para paliar estados carenciales y dolencias hepáticas.
Aguas cloruradas: presentan cloro. Estimulan las secreciones digestivas, entre otras.
Aguas sulfuradas y sulfurosas: con azufre. Muy utilizadas en el campo de la hidrología médica, las primeras son ácidas y lodosas.
Aguas sulfatadas: aparte de azufre pueden incluir sodio, calcio, magnesio o cloro en su composición. Muy utilizadas.
Aguas bicarbonatadas: con bicarbonato. Frías y alcalinas. Se utilizan en estados de acidez gástrica. Pueden ser sódicas, cálcicas, mixtas, cloruradas o sulfatadas.

Beber con frecuencia agua ionizada:

Los médicos en general y naturalistas, en particular dan mucha importancia al agua, aconsejan beber mucha agua ya que actúa como un limpiador en todos los tejidos del cuerpo:
1. Ayuda a reducir la toxicidad en el cuerpo.
2. Mejora las funciones circulatorias
3. Equilibra la bilis.
4. Reduce el peso corporal, ya que disminuye el apetito.
5. Aumenta tu energía, ya que evita la deshidratación que provoca cansancio.
6. Salud para el corazón, reduce los ataques de corazón.
7. Mejora la digestión y el estreñimiento.
8. Te proporciona una piel sana y saludable.
9. Reduce el riesgo de cáncer.

Una característica importante de las aguas termales es que se encuentran ionizadas. Existen dos tipos de iones, los positivos y los negativos. Contrario a su nombre, los positivos no le traen beneficios al cuerpo humano, y por el contrario, son irritantes. En cambio, los iones negativos tienen la capacidad de relajar el cuerpo. Las aguas termales se encuentran cargadas con iones negativos.

Al hervir agua durante 15-20minutos, sus grupos moleculares se reducen, por lo que pasan de 10000, a uno o dos, al mismo tiempo que se cargan de iones negativos de oxígenos (hidróxido, OH-). Si se bebe pequeños tragos de esta agua durante el día se empiezan a limpiar los tejidos del cuerpo y ayuda a eliminar ciertos iones de carga positiva (aquellos asociados a ácidos dañinos y toxinas).

Ya que no todos tenemos acceso a aguas termales, podemos optar por hacer baños con sal en la bañera que aunque no es igual si produce efectos osmóticos muy apreciados por los naturistas,ya que que producen una especie de “diálisis”, a través de la piel.
La proporción de sal que hay que echar en la bañera es más o menos cada 50L 1kg de sal.

Según cuentan antiguas leyendas, las propiedades medicinales de las aguas termales fueron descubiertas por animales como los osos, ciervos y jabalíes, además de aves como cisnes, grullas y garzas, que solían visitar los manantiales termales para curar sus patas o las alas heridas. Es así como los humanos aprendieron a apreciar los “dones” de este regalo de la naturaleza, pues en épocas remotas no había medicamentos apropiados para atender las diferentes enfermedades.

Foto fuente:Britta Beiske

Ver artículo SPA I

Comentarios

comentarios

Be first to comment