NUTRIENTES VS DOLOR

 

Los estudios con base científica nos aportan datos de los alimentos y sus distintos nutrientes, como método para aliviar el dolor crónico.

La Asociación Internacional para el estudio del dolor lo define como: “El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable”. Es por lo tanto el dolor el lenguaje que tiene el cuerpo para avisarnos que algo no funciona bien. Algunos alimentos pueden aliviar y actuar como coadyuvantes de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, mientras que otros pueden empeorar la situación.

Algunos ejemplos de patologías que confieren de dolor crónico  podrían disminuir con algunas pautas o intervenciones dietéticas. Son por ejemplo son la osteoartritis, la artritis reumatoide, la fibromialgia, las enfermedades autoinmunes, la migraña y el dolor crónico abdominal debido a la enfermedad de Crohn.

Los omega 3

Los omega-3 son un tratamiento de apoyo para el alivio del dolor en artritis reumatoide y en menstruación dolorosa. Hay estudios científicos que lo avalan. Queda aún  por definir las dosis recomendadas en cada caso.

Es decir, la incorporación a la dieta de pescados azules en la comida como el salmón, la caballa, el arenque, las sardinas etc es una buena idea como alternativa dietética. Pero ojo las personas que tomen antiagregantes, porque el exceso de omega 3 puede afectar a la coagulación, no se debe tomar más de 3 gramos al día.

Propiedades de ciertos alimentos

Las cerezas contienen unas sustancias antocianinas (pigmentos ) que tienen un poder antiinflamatorio y se recomiendan sobre todo en personas que sufren dolores por gota, ya que ayudan a eliminar el ácido úrico.

La cúrcuma es una especia, que tiene un papel importante en calmar el dolor y la inflamación en la artritis, se trata de un analgésico natural  como si fuera “ibuprofeno”.

El Jengibre también tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Se usa para quitar dolores articulares y  musculares.

La piña también contiene una sustancia que se llama “bromalina” que reduce la inflamación.

El sulforafano podría ser la clave para prevenir o aplazar el progreso de la osteoartritis. Esta sustancia se encuentra en las coles de Bruselas, en el repollo o col y especialmente en el brócoli y retarda la destrucción del cartílago en las articulaciones.

La fibra también se ha visto en un estudio  japonés “revela que las mujeres que consumen grandes cantidades de fibra padecen menos dolores menstruales. Por el contrario, la soja y las grasas no tienen ningún efecto sobre estas molestias”. (http://www.elmundo.es/elmundosalud/2004/09/13/dolor/1095069289.html).

Foto Portada: Ana Catalina Betancourt

Comentarios

comentarios

Be first to comment